Valora este post

Ventajas de cocinar tu propio pan proteico

El pan es un elemento muy común en nuestra dieta y la base para algunas alimentaciones según dónde nos encontremos. Aunque durante el post vamos hablar del pan proteico, el pan común tiene multitud de diversas formas de elaboración pero quizá, la más conocida se base en la fermentación con levadura madre.


Su origen según diversos estudios se remonta al antiguo Egipto como un elemento recurrente en la dieta egipcia que según algunos cálculos se remonta hasta los 12.000 años atrás.

Tan cierto es que es un alimento cotidiano en nuestra dieta como que su consumo en mayor medida se ha utilizado para forma no adeucada o de forma desaconsejable para nuestro organismo. Esto en parte, se debe al precio del mismo y que en muchos casos la materia prima que se utiliza para producirlo no es todo lo buena que debería de ser.

Producido a escala industrial y mundial, el pan blanco es uno de los productos de nuestra alimentación que peor sienta a nuestro intestino. A diferencia de otros panes con otras formas de elaboración o con contenidos diferentes, el pan blanco contiene gran cantidad de aditivos y conservantes que no sólo modifican el sabor real del pan para hacerlo más dulce; sino que modifican sustancialmente el concepto de «pan saludable» que todo el mundo debería tener de este producto.

Pan blanco vs pan integral

Frente al pan proteico, el pan blanco es producido con harina refinada elaborada a partir de la parte central del cereal, mientras el pan integral es elaborado a partir del grano entero.

Pan con trigo

Hay que tener en cuenta que todo pan es fuente de carbohidratos que se convierten en energía para el cuerpo. La gran diferencia entre el pan blanco y el pan integral es la forma de asimilar los carbohidratos. En el caso del pan integral, los carbohidratos aportados son asimilados por el organismo de forma gradual y por lo tanto, más alargados en el tiempo.

El pan integral contiene hierro, calcio, fibra y vitaminas B y diferentes nutrientes que la harina pierde al ser refinada.

El pan natural: salud en tu dieta

El pan preparado en casa puede obviar ingredientes como los conservantes, vinagre y azúcar. Son aditivos que se utilizan para que el pan industrial mantenga sus propiedades durante la cadena de producción pero que al consumidor – como la mayor parte de los conversantes – no les aporta valor.

Hay multitud de beneficios de incluir pan en nuestra dieta como los que te comentamos a continuación.

  • Aporta energía. Los carbohidratos provenientes de los cereales se convierten en energía para dar energía a nuestro organismo.
  • Regula en la digestión. Producto con gran cantidad de fibra insoluble; reduce el estreñimiento, en tanto que la fibra soluble ayuda a controlar los niveles de azúcar y colesterol en la sangre.
  • No engorda. Dos rebanadas de pan aportan apenas un 11% de los requerimientos diarios basados en una dieta de 800 kcal. Tiene un aporte de grasa similar al de una manzana.
  • Versatilidad. Se puede acompañar en el desayuno, el almuerzo, la merienda y la cena.
  • Ayuda a una dieta equilibrada. Aporta la cantidad de carbohidratos necesarios para una jornada.

Riesgos de consumir pan de harinas refinadas

Si bien es cierto que el consumo de pan natural no es malo; el pan procedente de harinas refinadas sí lo es. A continuación te indicamos algunos de los riesgos más notables del consumo de pan de harina refinado. También es importante destacar, que el consumo exporádico de pan de harina refinado no es dañino para nuestro organismo.


  • Gluten. La encargada de dar vicoelasticidad a la masa. Se encontra en grandes cantidades en el trigo. Esta puede dañar la pared del tracto digestivo, causando hinchazón, dolor, inconsistencia en las heces y cansancio.
  • Contiene sustancias perjudiciales respecto a otros tipos de pan. El pan es bajo en nutrientes respecto a otros alimentos como las verduras. Contiene sustancias como el ácido fítico conocido también como antinutriente, pues evita que minerales esenciales como hierro, calcio y zinc sean absorbidos.
  • Carencia de vitamina D. La fibra promueve que quememos vitamina D. Esta carencia está asociada con algunos tipos de cáncer y diabetes.
  • Eleva el colesterol malo. Consumir demasiado pan puede deteriorar el perfil lipídico, es decir, aumentar el colesterol y aumentar el riesgo de sufrir enfermedades del corazón.
  • Picos de azúcar. Las harinas refinadas pueden provocar subidones de azúcar, mayor a los que provoca una barra de chocolate. Los niveles de azúcar pueden bajar con la misma rapidez y hacernos sentir ansiedad y hambre excesiva.

Receta para elaborar un Pan Proteico en casa

Ha llegado ese momento por el que te hemos propuesto el análisis concreto del pan Proteico. Para nosotros, el mejor pan de todos es aquel rico en vitaminas a la vez que aporta tanto nutrientes como energía al cuerpo. La base de este tipo de panes con gran cantidad de proteína reside en el tipo de harina que se utiliza así como la carga de carbohidratos que contiene.

Un pan llamado proteico reduce notablemente la cantidad de azúcar y carbohidratos que contiene respecto a otros panes para ofrecer una propuesta apropiada al organismo.

Para preparar tu pan proteico dispones de todo tipo de opciones en el mercado.

Nosotros te ofrecemos el uso de una harina baja en azúcar y rica en fibra y proteína como ocurre con la harina de coco.

La harina de coco, perfecta para la masa de tu pan proteico. Es gran fuente de fibra baja en azúcar y bastante asequible en el precio.

Ingredientes y modo de preparación de Pan Proteico

  • 1 taza de agua tibia
  • 1 ¼ de taza de harina integral
  • ¼ de taza de harina de gluten
  • ½ cucharada de sal
  • 1 cucharada de azúcar
  • ½ cucharadita de vinagre de manzana
  • ¾ de taza de harina de coco.

El modo de preparación es muy sencillo.

Deja reposar la levadura en el agua tibia por cinco minutos, después agrega la sal, azúcar y vinagre.

Una vez tamiza la harina de coco, agrega la de gluten y por último la de trigo, mezclar y amasar hasta lograr una masa consistente y elástica, colócala en un recipiente previamente encerado con aceite vegetal. Hornear durante una hora.

Como consejo, guíate por el aroma y disfruta de este delicioso y saludable pan proteico. ¿Nos cuentas que tal te ha quedado?

Alimentos

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *