Valora este post

¿Qué es la hidratación?

Hidratarse no significa beber agua en grandes cantidades; significa darle a nuestro organismo la cantidad de agua que necesita. Esta cuestión se suele confundir e induce a errores cuando comúnmente escuchamos que debemos tomar hasta cuatro litros de agua diariamente, lo cual es totalmente incorrecto y es más, suele ser hasta perjudicial.


Recuerda que cualquier exceso nunca es bueno.

Las necesidades de agua para cada persona son diferentes y dependen de muchos factores tales como la actividad física que se realiza, la edad, sexo, la temperatura exterior o la alimentación, entre otros.

Diariamente perdemos un promedio 2,5 litros de agua al sudar, ir al baño, respirar y debemos asegurarnos de reponer la misma cantidad de agua. Pero ni la perdida ni reposición de agua se da igual en un niño, joven o adulto mayor, ya que a medida que avanzamos en diferentes etapas, el cuerpo pierde parte de su capacidad para retener el agua.

Qué es la hidratación

Pongamos otros ejemplo. Alguien que vive en un lugar frío respecto a alguien que vive en un lugar caluroso, tampoco necesitará reponer tanta agua. Al igual que ocurre cuando una persona lleva una vida sedentaria respecto a otra que hace mucho ejercicio.

La hidratación en el deporte es vital porque, al quemar calorías sufre un aumento de la temperatura corporal que se regulará con la sudoración en la cual no sólo pierde agua sino también minerales que deberás reponer para evitar problemas de salud tales como cefalea, calambres, hipertermia y aumento de la frecuencia cardiaca. Tampoco necesitara consumir la misma cantidad de agua, alguien que consume muchos vegetales, legumbre y cereales integrales que alguien que basa su dieta en derivados de harina y carne.

¿Cuál es la cantidad adecuada de hidratación?

¿Cómo saber qué cantidad de agua necesitamos?

Fácil, el cuerpo te avisa. Debes aprender a conocer a tu organismo y escuchar los avisos que te da. Debido al ajetreo de la vida moderna altamente tecnificada y demandante, ignoramos las señales o las confundimos. No falta quien, ingiere alimentos cuando siente algún tipo de necesidad o malestar cuando en realidad lo que está sintiendo es sed.

No hay mejor indicador que uno mismo. Naturalmente si el cuerpo necesita agua, tendremos sed y es ahí cuando daremos al cuerpo la cantidad de agua que necesita.


Beber agua sin necesitarla, sobrecargará nuestros riñones y en lugar de ayudarnos a eliminar los residuos lograremos justo lo contrario. El agua se acumulará en nuestro cuerpo en forma de Edemas. De igual forma una deficiente hidratación en el deporte o en la vida diaria, implicará un funcionamiento deficiente de nuestro organismo

La importancia del Triangulo del bienestar

El triángulo del bienestar es un estilo de vida que redituará en un estado de salud y bienestar general.

Los factores que componen el triángulo del bienestar son: una alimentación equilibrada y variada, la actividad física diaria y una adecuada hidratación.

Alimentación equilibrada y variada

“Somos lo que comemos”, por tanto una dieta equilibrada que incluya todos los nutrientes esenciales en cantidades razonables y adecuadas a nuestro rango de edad y sexo, complexión y nivel de actividad física repercutirá positivamente en la salud de nuestro organismo y esto se reflejará en una excelente y natural apariencia.

Actividad física diaria

El ejercicio físico moderado es fundamental para tener vida con calidad. No es necesario dejarse la vida en el gimnasio, basta con movernos en nuestro día a día, caminar, bailar, hacer yoga, etc. Una actividad que te llene interiormente y que sirva para que estemos activos y liberemos el estrés natural que acumulamos, mantener el peso adecuado y prevenir problemas de salud asociados con la edad.

Hidratación adecuada

Tenemos que adecuar la hidratación al deporte y a nuestro día a día. Es importante beber agua antes, durante y después de realizar ejercicios para ayudar a la activación, rendimiento y regeneración de los músculos que dispensaran la energía necesaria para realizar nuestro régimen de ejercitación.

Consecuencias de una hidratación deficiente

Estos son algunos de las consecuencias de una hidratación deficiente tanto por exceso de agua como por la falta de ella. A nivel general, se recomienda la ingesta de al menos 2 litros agua. Esto como te hemos comentado, depende de la temperatura y condiciones de la situación.

  • Fatiga Envejecimiento prematuro
  • Exceso de peso y de colesterol Presión arterial alta y baja
  • Enfermedades del aparato digestivo Problemas respiratorios
  • Problemas de la piel Infecciones urinarias
  • Reumatismo Daño cerebral
  • Beneficios de una hidratación adecuada
  • Correcto funcionamiento del cerebro y corazón
  • Eliminación adecuada de residuos, desechos y toxinas
  • Correcta digestión y absorción de nutrientes.
  • Eficiente funcionamiento renal
  • Piel humectada
  • Temperatura corporal regulada.
Rutinas

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *