Valora este post

Desayunos ricos en proteínas

A pesar de saber que el desayuno es la comida más importante del día, algunas personas cometen dos errores respecto a esta primera comida del día.


El primer error – y que debes evitar a toca costa- es intentar evitar saltarte el desayuno. Aunque en principio pueda o entrarte nada en el estómago o porque tu rutina te impide dedicar más de 5 minutos según te levantas al desayuno; ten en cuenta que no desayunar implica no sólo dejar tu estómago vacío después de una noche sino que además estás convirtiendo tu cuerpo en modo canibal.

Cuando hablamos de canibalización a nivel nutricional, hablamos de que tu organismo al no disponer de alimento comienza a nutrirse de las reservas de tu cuerpo y en su mayoría la proteína alojada en el músculo.

Desayunar con una alimentación rica en proteínas no sólo te ayuda a recuperar el aporte proteico perdido durante la noche sino que hará bajar la ansiedad de tu organismo según va transcurriendo la mañana. Tu cantidad de ghrelina, comúnmente conocida como la hormona del apetito se reducirá de manera significativa.

El otro error clásico que cometemos es desayunar alimentos con alto contenido en carbohidratos da una falta sensación de saciedad por unas horas. Pasado ese momento volverás a tener hambre de nuevo. Evite este tipo de alimentos o intenta combinarlos con otros alimentos ricos en proteínas.

Una dieta que incluye un desayunos ricos en proteínas, es el primer aliado tanto para aquellos que buscan bajar de peso como para aquellos que buscan suplir los requerimientos diarios de proteínas.

Durante este artículo, queremos ofrecerte algunas propuestas para tus desayunos ricos en proteínas con un coste bajo en azúcar sin olvidar esa sensación de dulce. Las siguientes propuestas de desayuno rico en proteínas tienen una gran cantidad de fruta recomendada para la primera parte del día dónde se asimila mejor la fructosa.

Avena con fresas y plátano.

Es la primera propuesta pero no la única. Curiosamente, el plátano es uno de las frutas que mayor contenido proteico. De hecho, en anteriores publicaciones hemos hablando de las proteínas en el plátano.

A modo de preparación, calienta una taza y media de agua con dos pizcas de sal, a fuego lento. Cuando esté hirviendo agrega 2/3 de avena y reduce siempre a fuego bajo, mientras picas en 1 plátano, 8 fresas y 12 nueces. Reparte en dos platos hondos. Cuando la avena espese, agrega 2 cucharadas de azúcar, canela al gusto y ½ taza de leche de tu preferencia (soya o almendras si no deseas agregar leche de vaca). Reduce nuevamente a fuego lento hasta que la avena espese, entonces sirve en los platos que contienen las frutas y a disfrutar.

Si quieres reducir la cantidad de azúcar de este desayuno puedes eliminar las dos cucharadas de azúcar ya que la propia fruta tiene azúcar.

Yogurt griego con frutos rojos y chía

Para una porción, remoja 20 gr de chía en agua. En unos 20 minutos aproximadamente, tiempo en el cual adquirirá la textura gelatinosa deseada; echa una cucharada de yogurt griego junto con dos cucharadas de almíbar de 8 fresas. Todo ello a fuego lento hasta espese ya lo tienes listo.


Puedes decorar este desayuno rico en proteínas con dos arándanos y una mora.

Muesli con quínoa y frutos secos

Aunque puede parecer que la quinoa es para comidas y cenas, la quinoa no deja de ser una semilla que combina a la perfección con el muesli. Tostamos en horno a temperatura máxima 50 gramos de avellanas.

Desayuno con muesliHacemos trozos junto a 50 gramos de cada uno de los siguientes ingredientes: polen de abeja sin tratar, lecitina de soja, nueces, pasas, arándanos secos, 200 gramos de copos de salvado integral y 200 gr de copos de quínoa.

Es un desayuno perfecto para aquellos que tienen poco tiempo ya que puedes hacerlo e ir sacando de la nevera para combinarlo con Kefir o Yogurt.

Kéfir con nueces y frutos secos

El kéfir, en apariencia parecido al yogurt, tiene un sabor más acido e intenso que éste. Es un alimento perfecto para las mañanas ya que su sabor genera una gran sensación de saciedad. Combinado con nueces o frutos secos es recomendado para quienes son intolerantes a la lactosa. Ya sea en gránulos o líquido puedes acompañarlo con el muesli de la receta anterior o agregarle almendras, nueces o frutos secos de tu preferencia.

Recomendado: si le añades canela, la sensación de dulce aumentará considerablemente.

Tortitas proteicas con frutos rojos

Aunque las tortitas suelen contener gran cantidad de azúcar, las tortitas proteicas suelen tener una base con un porcentaje de azúcar muy bajo. Perfecto para aquellos días en los que quieres desayunar algo diferente sin necesidad de pasarte con el azúcar.

Desayuno dulce con tortitas proteicasBatimos 150 gramos de clara de huevo, 50 gramos de harina integral de avena y mezcla hasta que obtengamos una pasta homogénea. Calenta una sartén con aceite de coco y veirte la mezcla haciendo tortas.

Una vez listas le puedes poner crema de avellana o chocolate acompañada de frambuesas y arándanos frescos.

Deleitante y cuida tus salud con estas fáciles recetas de desayunos ricos en proteínas.

Alimentos

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *